martes, 23 de agosto de 2016

Malick y Dominique González-Foerster.





Vengo de enviar a la redacción de la revista L´Officiel el artículo que me habían pedido para su número de septiembre sobre Dominique González-Foerster, en el que he intento desentrañar la raíz de su larga y fecunda complicidad con Enrique Vila Matas remontando hasta el origen ciertamente literario del arte de la performance: La carta robada de Edgar Allan Poe. Estoy desde luego satisfecho con el articulo pero aún así lamento que por las inevitables limitaciones de espacio no haya podido explorar también la conexión o la correspondencia entre la manera cómo piensa y realiza sus instalaciones la artista francesa y la manera cómo realizó Terrence Malick   su película To the Wonder (2012). Como es sabido el realizador americano la rodo sin un guión preestablecido, si acaso con una escaleta, jugándose el todo por el todo a la carta de que los actores interpretaran a su aire el lugar en los que él en cada momento del rodaje  los situaba. Interpretación por partida doble: el actor interpretaba al personaje que le había sido  asignado (el escritor, la madre soltera, la otra…) y al mismo tiempo interpretaba al lugar, lo hacía suyo, lo convertía en escenario, imaginando qué es lo que su personaje haría en ese lugar y no en cualquier otro.  Igual ocurre en las siempre enigmáticas instalaciones de Dominique González-Foerster, en las que  el espectador se ve igualmente incitado y hasta forzado a interpretar interpretando el espacio. Con dos diferencias importantes. La primera, que el espectador debe imaginar o componer  al personaje que a su juicio mejor encaja en el escenario en el que se encuentra  antes de interpretar en su cabeza las cosas que dicho personaje haría en el mismo. Y en segundo lugar, que el equivalente del trabajo en la sala de montaje de Malick de enhebrar escenas y otorgarles la palabra hay que buscarlo en Marienbad eléctrico(2016), el libro que Vila Matas ha dedicado a enhebrar y a concederle la palabra a las subyugantes instalaciones de DGF. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada