miércoles, 10 de febrero de 2010

Detectives inmoviles.

En el año 2000 la editorial ACTAR de Barcelona publicó un magnífico libro de Ricardo Daza titulado Buscando a Mies, cuyo recuerdo se me vino a la cabeza viendo ayer (09.02.10) la instalacion de doble cuerpo que ha montado en las antiguas carboneras del Museo Reina Sofia el artista mexicano, afincando en L. A, Mario García Torres. Ambas obras tienen como columna vertebral una investigacion detectivesca, pero eso sí de detectives que nunca salen a la calle sino que todas las pesquizas las hacen sin abandonar nunca sus respectivos estudios. Y ambas arrancan, además, de una foto. En el caso de Daza el arranque de la investigación es una foto publicada en el una revista americana de los años 50 en la que se ve al célebre arquitecto alemán vestido elegantemente y fumándose un puro en un rincón de una de sus obras. Daza dedica todo su espléndido libro a exponer la investigacion de archivos y bibliotecas que le permitió determinar de manera inequívoca cuál era el rincon y cual de sus obras donde le tomaron a Mies la foto. Y Garcia Torres dedica su investigación, tambien puramente archivística, a descubrir no sólo donde estaba el mítico One Hotel que Alighiero e Boetti regentó en los años 80 del siglo pasado en Kabul sino a mostrar todas las transformaciones que ha sufrido el inmueble desde entonces. Esa investigacion a mi me ha resultado reveladora y no solo porque demuestra, tal y como pretende su autor, que con una misma fotografía se pueden contar distintas historias debido a que toda foto está expuesta por definición a una insuficiencia de sentido que solo puede colmar un relato exterior o ajeno. No, a mi me ha interesado todavia mas el hecho de que esta investigacion consigue mostrar hasta qué punto en la historia de Kabul que durante todos estos años nos han contado los media faltaban siempre imagenes evocadoras de vida cotidiana efectiva en esa ciudad. El dia a dia de sus habitantes, expuestos a unas estrategias políticas y mediaticas que los reducen al papel de comparsas o de muñecos del ventriloco en un duelo interminable entre el Bien y el Mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada