martes, 26 de mayo de 2009

El arquitecto y la criada.

Leo el comentario indignando de Jose Antonio de Ory en su blog sobre la proyeccion hace un par de dias en Madrid de un documental firmado por Bèka y Lemoine sobre la Maison à Bordeaux de Rem Koolhaas. Según su relato, el documental se centra en las quejas de Guadalupe - la señora española que se encarga de la limpieza de una casa habitada por una pareja de minusválidos - que se queja porque el célebre arquitecto holandés no tomó en cuenta en el diseño esa casa emblemática los problemas que plantea la necesidad de limpiarla diariamente. Y de que lo haga un ser humano que va y viene por la casa con trapos, cubos, fregonas y aspiradoras. Béka y Lemoine incrementan aún mas la indignación de Jose Antonio mostrando las goteras de la casa e intercalando en la entrevista a la asistenta española imágenes de Mon oncle, la célebre película que Jacques Tati dedicó a cuestionar ironicamente sobre la arquitectura moderna desde el punto de vista de sus sorprendidos usuarios. Habrá que ver el documental, como habré que enterarse mejor porque hace poco a Frank Gehry le ha demanado los comitentes de una de sus obras americanas. El problema, en cualquier caso, no es nuevo: la señorita Farnsworth - comitente de la que es probablemente la casa más emblemática entre todas las diseñadas por Mies van der Rohe - tambien demandó a su arquitecto, tal y como pueden leerse en un esplendido ensayo de Beatriz Colomina sobre esa casa y su demanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada