lunes, 14 de septiembre de 2009

Juan Antonio Ramirez. En memoria

Solo ayer (14.09.09) me enteré de la muerte de Juan Antonio Ramirez y fue porque alguien envió a mi electrónico la necrológica que le ha dedicado el profesor Delfín Rodriguez que cita, entre otras facetas suyas, la de poeta. El poeta, por lo menos para mi oculto, que le dedicó a Delfín, un poema hace ya mucho tiempo. Eso fue en la mañana. Y en la tarde mi encuentro con Jesús Carrillo, con quien tenía una reunión para hablar de unos proyectos que fue prologada, sin embargo, por los inevitables comentarios sobre Juan Antonio. Carrillo lamentó su muerte por lo que supone de desaparición de una figura intelectual independiente y de gran calado que, a su juicio, no se dejó seducir por los cantos de sirena de la critica de arte periodistica y que supo fundar por el contrario su autoridad no en el prestigio mediático inmediato sino en un trabajo intelectual de largo plazo y muy sólido. ´A mi me ayudó mucho- dijo. ´Yo habia regresado de concluir mis estudios en Inglaterra, no conocia a nadie y él me presento a Anna Maria Guasch y le sugirió que fuese el coordinador de los cursos de verano que ella dirigia en El Escorial. Era muy generoso. Va a ser dificil que encontremos su reemplazo,` Antes de terminar nuestra reunión, nos interrumpió una chica amiga de Carrilo y argentina por el acento, que preguntó si se le iba a hacer alguna clase de homenaje. Carrillo dijo que seguramente harían algo en la Complutense y tambien en la Universidad Autónoma, pero que él no estaba al tanto y que en cualquier lo deseable sería poderlos coordinar. La chica se despidió diciendo que por favor la mantuviera informada, porque ellos, sus discipulos, tambien querían hacer algo. Y esta mañana abro el correo y me encuentro con uno de la artista Loreto Alonso, que se ha ido a vivir y a trabajar en la Universidad de Monterrey, en el que me cuenta que se quedó esperándolo. Juan Antonio tenía el plan de viajar ayer mismo a Bogotá con el fin de participar en el ciclo de conferencias programadas por Anna Maria Guash para contextulizar la exposición sobre el Otro que actualmente se realiza en el Museo de Arte de la Universidad Nacional de Bogotá - habia aceptado a pesar de que ´a él no le gustaba nada eso de ir de figura ´aclara Loreto. Y tenía pensado continuar su viaje a México, donde tenía concertada una cita con Loreto en Xilitla, un pueblo situado entre el Df y Monterrey, donde se produce un ´ arte raro ´ que a él le interesaba ínvestigar. Juan Antonio fue jurado de la insólita tesis de grado de Loreto sobre la producción artistica, cuya fecunda excentricidad ciertamente cautivó tanto a Juan Antonio que la laureó. Esa fue la última vez que le vi.
Paz a su sepultura y honra a su extraordinaria labor intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada