lunes, 12 de enero de 2009

Nómadas en el embarcadero.

El diario El País de Madrid publica(11.01.09) una foto de doble pagina, sin mas firma que la de la agencia AFP, en la que se ve a una pareja treintañera, muy middle class, tumbados en el suelo, junto con una niña de 7 u 8 años y a un carrito de los dispuestos en los aerepuertos para que los viajeros acarrean comodamente sus equipajes. La foto ilustra un articulo que informa que 55.000 pasajeros han quedado atascados en Madrid en los últimos tres dias por causa tanto de una tormenta de nieve de violencia inusitada como por una huelga subrepticia de pilotos y de controladores aéreos. Pero, como toda imágen, es capaz de ir más allá de las intenciones de quienes la producen, editan y distribuyen, para constituirse en un revelador comentario a la propia arquitectura de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, el lugar donde fue tomada. Esa arquitectura es ciertamente eficaz y muy potente desde el punto de vista formal, porque está evidentemente inspirada en la arquitectura de las jaimás árabes y magrebies y por eso tiene puede ofrecerse como una deslumbrante alegoría del nomadismo contemporáneo. Si el aeropuerto es un no lugar - que diria Marc Auger callándose la oblgada cita de Robert Morris - la T4 es un no lugar sobredeterminado por una alegoría del nomadismo contemporáneo que, de repente, en vez de embarcarse y fluir se embarranca. Se bloquea. Se paraliza sin que nadie sepa bien cuando va a ponerse de nuevo en marcha. Cierto: tambien a los nómadas del desierto del Sáhara los paralizan de golpe las tormentas de arena, tanto o mas feroces que las de nieve. La diferencia, sin embargo, consiste en que la relación de ellos con su propio deambular por el desierto no está mediada por los horarios y, en definitiva, por el cálculo, como si lo está la circulación de los viajeros por aeropuertos, trenes o autopistas. Los nómadas de hoy viajamos mas que nunca, pero llevamos a cuestas, como una tara y un superyo, todas las obligaciones de la identidad fija y la vida sedentaria. Vaya torsión, vaya tensión, vaya stress.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada